Integridad. Reputación. Resultados. Referidos.

lenny.jpgHe ejercido la abogacía durante 21 años. Estudié en la Escuela de Derecho Dickinson de Pennsylvania State University (1990). En 2008, para mejorar mis destrezas de litigación y la presencia en corte obtuve una Maestría en Asesoría Legal en la Escuela de Derecho James E. Beasley de la Universidad de Temple. Aunque muchos abogados están educados, sin compasión y la integridad de su reputación no van a generar resultados o no generarán referencias. Esto se relaciona con algunos de los valores que aprendí de mis padres, a quienes  debo una gran deuda.
 
Mi padre, Eliot, conducía un camión para ganarse la vida y ejemplificó una ética de trabajo excepcional. Mi madre, Ana, era una secretaria y ella valoraba tanto una buena educación que después de sus 50 años de edad regresó a la escuela y obtuvo su título universitario. Mis padres destacaron también ser amable con todo el mundo. Ambos querían que sus hijos tuvieran una vida mejor y pudieran progresar. Ellos nos animaron desde muy jovenes para tener éxito en la escuela. Mis padres también hicieron hincapié que a través del trabajo duro y vivir la vida mediante la regla de oro ("trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti") fueron las claves del éxito. Al crecer me enseñaron a tratar a todos con respeto y la importancia de tratar con la gente honestamente. Hoy en día estos principios y filosofía guian la practica de Leonard Law Rivera y nuestro enfoque hacia nuestros clientes. Cuando los clientes vienen a nuestra oficina nos damos cuenta de que están tratando con situaciones difíciles bajo mucho estrés. Los tratamos como si fuéramos de la familia y los tratamos con honestidad y respeto. Esta es la reputación que nos ha llevado a ser retenidos por los clientes cuyos casos se resolvieron por $ 2.1 millones y $ 6.5 millones. La honestidad, la compasión y el respeto generan la integridad, la reputación, los resultados y las recomendaciones.